Somos objetos de deseo.

Comentarios acerca de éste articulo